martes, 7 de febrero de 2017

'Picante', contento por el triunfo pero falta trabajo


Su carta de presentación dicta: "Haber hecho el gol que mandó a River Plate a la 'B' aquel 2011". Pero no solo eso, llegó a Blooming como la carta de gol, como el jugador que tenía que marcar la diferencia y el que tenía que echarse el equipo al hombro. En su primer partido en la Liga marcó dos tantos en la victoria del cuadro celeste ante Universitario de Sucre (4-2), además de haber hecho una asistencia. Tremendo comienzo para un jugador al que la edad lo tiene sin cuidado, porque "mientras las piernas le den" seguirá jugando. César Emmanuel “Picante” Pereyra manifestó que está contento con la victoria, más que por él por el equipo, eso sí, admitió que aún falta trabajo y partidos por disputar para que puedan alcanzar el nivel que desea el profe Ricardo Lunari. Por el momento vive solo en la capital cruceña, pero espera la llegada de su familia y de sus dos perros en las próximas semanas.

Se enfoca en su trabajo. "El tema de la edad es una cuestión de la gente. Creo que entreno y me siento bien como para poder seguir jugando al fútbol. Mientras las piernas y el cuerpo me den voy a meterle. Por ahora me siento bien, hay que demostrar fin de semana que uno está intacto", mencionó el “Picante”. Es que a la pregunta sobre sus 35 años, el argentino levantó la ceja, sonrió y no dudó en responder. Más allá de eso, Pereyra se mostró contento por el triunfo celeste, ya que el equipo necesitaba una inyección de ánimos, luego del opaco debut ante Sport Boys donde terminó cayendo por 3 a 1 en el “Tahuichi”. "En lo personal me pone muy contento. Es lindo. Esto no es individual, es un trabajo en equipo. El equipo hizo el trabajo como para poder ganar el partido, para sumar y eso es lo importante. Quizás las cosas se destacan en lo personal pero acá todos trabajamos para un mismo fin", acotó el delantero.

Tranquilo a la espera de la familia. A él el estigma de que a todos los argentinos les asusta la altura lo tiene sin preocupación, ya que, según sus palabras, es cuestión de acostumbrarse para sentirse bien allá arriba. "Me ha tocado jugar en Cusco, es la parte más alta de Perú y se siente como todo el que no está acostumbrado. Lo siento un poco, pero hay que estar preparado para no sentirlo tanto", afirmó.

Reconoció que la gente lo ha recibido hasta el momento bien, que había escuchado antes de Santa Cruz y que espera que su familia llegue en las próximas semanas.

"Lindo lugar, me han recibido muy bien. La gente de acá es muy amable, esperemos poder responderle dentro de la cancha todo lo que recibimos afuera. (Mi familia) está con muchas ganas de venir. Ya me habían avisado cómo era Santa Cruz antes", finalizó el delantero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada